Monumento Natural Mina "La Jayona"

Monumento Natural Mina La Jayona

Este espacio, situado en el término municipal de Fuente del Arco (Badajoz), ocupa una superficie de 80 hectáreas, y se sitúa a una altitud de 708 - 769 metros respectivamente.

Es declarado Monumento Matural mediante el decreto 115/1997 de 23 de septiembre (D.O.E nº 114, de 30 de septiembre de 1997).

La Mina de La Jayona pertenece a la Asociación de Cuevas Turísticas de España (A.C.T.E).

Historia

Mina La Jayona

La mina o minas de La Jayona entran en la historia en 1900, cuando la Estadística Minera de España de ese año recoge que las minas “Ya te lo decía” y “El Monstruo”, sitas en la Jayona, producen 3.960 Tm de hierro, que son conducidos en caballerías menores (borricos) hasta la estación de Fuente del Arco, y desde aquí, por el ferrocarril de vía estrecha hasta Peñarroya, donde se emplean como fundentes los hornos de plomo.

La propiedad de las minas de La Jayona es la Sra. Marquesa de Bogaraya y estaban arrendadas a una sociedad Belga dirigida por D. Carlos Merlín-Huybrechts. La dirección de las labores corre a cargo del ingeniero químico D. Julio Merlín.

Durante 1901 y 1902 La Jayona, concretamente la mina “Ya te lo decía” sigue siendo la única mina de hierro en explotación de toda Badajoz, con producciones de 7.090 Tm y 9.290 Tm respectivamente. La ley media es de 53%.

El 4 de marzo de 1902 el Alcalde de Fuente del Arco, D. Manuel Paz, coloca la primera piedra de las obras de instalación del tranvía aéreo, que llevará el mineral desde las minas de La Jayona hasta la estación del pueblo. La construcción del cable aéreo corre a cargo de la Sociedad Franco-Española de Trefilería, de Bilbao, dirigida por el ingeniero D. Camilo Laliéve. El último trimestre de este año la mina dejará de producir para dedicar los trabajos íntegramente al tendido de dicho cable aéreo, tareas que se prolongarán hasta junio de 1903. El cable es del sistema Bleichnert y mide 5.600 metros.

Este mismo año (1902) tiene lugar la constitución en Madrid de la Sociedad Auxiliar de Minas e Industrias, sociedad financiera que jugará un papel decisivo en la explotación, de las minas de Bogaraya. El 14 de Abril de 1902, dicha sociedad se constituyó con el objetivo de ayudar a empresas industriales que no posean un capital suficiente para el desarrollo completo de los negocios y la primera inversión de esta sociedad va a ser, precisamente, la construcción del cable aéreo de las minas de hierro de La Jayona, saliendo en auxilio de la empresa Belga que tiene problemas de capital.

En 1904 la Sociedad Auxiliar de Minas e Industrias se ve obligada en hacerse cargo de la dirección, administración y explotación de las minas. Bajo la dirección del ingeniero Alfredo Medina, la mina está preparada para el arranque de 400Tn diarias y se instala una máquina de vapor Davey-Paxman de 60 caballos y una caldera Babcock-Wilcox, por ser insuficiente las primeras instaladas por la anterior compañía Belga. Este año la mina “ Ya te lo decía” produce 16.000 Tm de mineral.

En 1905 la producción es de 17.712 Tm. En los tres próximos años las minas de La Jayona van a vivir su época de esplendor, enmarcada en la edad de oro de la minería metálica española del primer tercio del siglo. El número de trabajadores en 1906 es de 437 y funcionan tres máquinas de vapor con una potencia total de 180 caballos. Entre este año, y al menos, hasta 1908 funcionarán dos explotaciones, la mencionada “ Ya te lo decía” y “El Monstruo”.
La Revista Minera, Metalúrgica y de Ingeniería de 1907 comenta que la Sociedad Auxiliar de Minas e Industria “ tiene un negocio excelente en sus manos, pero que necesita tres veces más capital del que hasta ahora ha invertido en él”, proponiendo construir más hornos.

El decaimiento de la actividad minera parece ser la tónica durante la segunda década del siglo XX. Aunque en 1912 se extrajeron 11.686 Tm. La Estadística Minera de 1913 comenta la existencia de “ la explotación del grupo de La Jayona, en Fuente del Arco, que lleva una vida lánguida, y sólo continúa con el fin de amortizar en lo posible, el capital empleado en su línea aérea de transporte. Las minas de La Jayona pueden considerarse como agotadas, sin haber dado producto”.

En 1914 estalla la Gran Guerra y todo el sector va a verse afectado durante los próximos años, en un primer momento las fabricas funcionaron a pleno rendimiento llegando a las cotas más altas de la península, al término del conflicto esta producción se resintió plenamente debido a las reservas estratégicas acumuladas durante los años de guerra que desequilibró el mercado mundial de los metales, provocando el cierre de establecimientos metalúrgicos y explotaciones mineras.

En Badajoz, la situación produce el progresivo cierre de explotaciones. En 1915 han parado su actividad todas las minas de hierro de la provincia excepto La Jayona, que sigue teniendo su producción asegurada en la fundición de Peñarroya.
En 1921 una huelga volverá a paralizar la fundición de Peñarroya desde el mes de Febrero hasta el 10 de Mayo, tras el intento de la empresa de reducir los salarios.

La paralización de los trabajos en La Jayona, subsidiaria de Peñarroya, tiene lugar el 20 de febrero de 1921, con una producción de 2.054 Tm de mineral de hierro. Finalizará así la explotación de la única mina de hierro de Badajoz, tras haber extraído, aproximadamente 270.000 Tm de mineral y dejando, entre otros restos, una espectacular trinchera de 800 metros de longitud, 18 metros de ancho y 80 metros de profundidad media.

Entre 1918 y 1921 el material era utilizado para el funcionamiento de La Siderurgia del Pedroso, pero el elevado coste del transporte obligó a paralizar la explotación de la mina de La Jayona.

Durante mucho tiempo se creyó que los minerales procedentes de estos yacimientos, tenían un alto contenido de plata, pero esto nunca fue constatado, ya que la posible documentación desapareció en el incendio de los archivos de la SMMP (Sociedad Minero-Metalúrgica de Peñarroya) en 1920.

El 21 de abril de 1936 se otorga una concesión de investigación en el paraje de La Jayona a Eduardo Castillo Blanco de Sevilla, sobre 12 Has. Unos meses más tarde estalla la Guerra Civil Española y el cable aéreo es desmontado y vendido ese mismo año por las tropas del General Franco a su paso por Extremadura.

En 1965 se otorga una concesión de investigación sobre 108 Has en La Jayona a Francisco Risco de Sevilla y dos años después declara que “ se ha procedido a la reconquista de los socavones existentes y 50 m3 de calicatas y extrayéndose unas 50 Tm de mineral de carbonatos de Fe con una ley media de 35%”. Esta es la última referencia histórica que tenemos de La Jayona.

El ferrocarril minero Peñarroya - Fuente del Arco pasa a manos del Estado en 1956, quién, una vez constituida la empresa de ferrocarriles de vía estrecha (FEVE), suspende el servicio y desmantela las vías en 1970.